Internacional

Gravísima denuncia contra el presidente de la federación haitiana de fútbol: Lo acusan de abusar de mujeres que residen en el centro de entrenamiento de selecciones

Yves Jean-Bart, máxima autoridad del fútbol del país caribeño, fue acusado de abusar de jóvenes de las categorías formativas de selecciones que residen en el centro de entrenamiento de la federación

El pasado fin de semana el mundo del fútbol se vio sacudido por una grave denuncia contra el presidente de una de las federaciones más pequeñas de la FIFA. Un diario inglés reveló una investigación en la que testimonios presenciales y vivenciales acusan a Yves Jean-Bart, conocido como "Dadou", de abusar sexualmente de jóvenes mujeres que residen en el centro de entrenamiento de selecciones que la Federación Haitiana de Fútbol posee en Croix-des-Bouquets, a 13 kilómetros de la capital Port-au-Prince.

El Centre Technique National fue fundado en 2001 como una iniciativa del programa "Goal" de la FIFA. Fue inaugurado por el hoy desgraciado ex dirigente triniteño Jack Warner, que debió renunciar a sus posiciones en la entidad en 2011 acusado de formar parte del esquema de corrupción y sobornos denominado "FIFAgate". En aquel entonces, el plan de "Goal" y Warner era "impulsar el equilibrio el fútbol de selecciones" proveyendo a países emergentes con instalaciones de entrenamiento de primer nivel.

Parte de la función del centro de entrenamiento consiste en detectar talento futbolístico y facilitar medios de vida que logren sacar a los jóvenes de situaciones de marginalidad que son moneda corriente en la sociedad haitiana. La denuncia apunta al aprovechamiento que Jean-Bart hacía de su autoridad sobre este esquema y las amenazas recibidas por las abusadas si decidían denunciar. "Estas chicas quieren jugar para su país, pero si hablan, se las amenaza con ser expulsadas", afirmó una ex jugadora.

"Hay una mujer que trabaja en el centro presionando a las chicas", afirmó una de las víctimas. "Encuentra una joven bonita y le comunica que ha sido expulsada del centro. Cuando ella empieza a llorar, le dice que la única manera de resolver esto es hablar con 'Dadou'". Jean-Bart afirma que las acusaciones son falsos intentos de desestabilizar su mandato. "No toleraría estas prácticas, y le recomiendo a las víctimas que denuncien en la justicia y en nuestra federación, ya que tienen nuestro apoyo".

FIFA, en tanto, sostiene haberse referido a las acusaciones en una conferencia reciente con la federación. "Nuestro representante recomendó al vocero haitiano el programa Guardians, diseñado para proteger la integridad de los deportistas jóvenes", afirmaron en un comunicado. Las acusaciones incluyen también un apartado sobre el estado del centro de entrenamiento, al que caracterizan como "inimaginable" y "una pesadilla". La FHF recibe seis millones de dólares anuales de la FIFA para su conservación.

Comentarios