Internacional

Gobert, Mitchell y ¿una relación rota por el comportamiento del pivot francés ante el coronavirus?

El pivot francés del Utah Jazz fue el primer NBA infectado por el COVID-19 y los reportes indicaban que su irresponsabilidad había llevado al contagio de su compañero de equipo y la suspensión de la liga. Ahora, la situación entre ambos sería "irremediable"

Rudy Gobert(EFE)

Rudy Gobert | EFE

Fue una de las imágenes del 2020: el 11 de marzo pasado, los médicos del Oklahoma City Thunder corrían a la duela del Chesapeake Arena en el que un lleno total esperaba el duelo entre los locales y el Utah Jazz. La razón de su apuro sería el origen de la suspensión de la temporada, el diagnóstico como positivo de coronavirus del pivot francés del Jazz Rudy Gobert, que en ese momento no se encontraba allí por los síntomas que había desarrollado. El estadio fue desalojado, y la NBA entró en pausa.

En los días sucesivos, emergieron reportes que hablaban de la irresponsabilidad de Gobert, que había desestimado la emergencia con la que la liga ya trataba a la expansión del virus en Estados Unidos. Su actitud despreocupada quedó en evidencia en un video en el que se reía del distanciamiento social de los periodistas, y tocaba con sus manos descubiertas los micrófonos. Días después sería el primer positivo de la NBA, y no tardarían en llegar las repercusiones de su diagnóstico y su comportamiento.

El primero de ellos parecía particularmente grave: la joven estrella de Utah, Donovan Mitchell, se había contagiado él también de coronavirus. La fuente estaba clara, y lo estuvo aún más cuando horas después de conocido el diagnóstico de su compañero, Gobert publicó una disculpa en su Instagram que hacía referencia a su comportamiento y a las consecuencias que podía haber acarreado. Ya estaba en pleno vigor la suspensión de la temporada, y los comentarios del francés le ganaron la furia de todos.

Esto incluyó a su propio compañero de equipo: el 16 de marzo, Mitchell se presentó en la televisión y habló por primera y única vez de su situación personal. “Honestamente, me costó un buen tiempo enfriar mi cabeza lo suficiente como para poder leer lo que (Gobert) escribió y escuchar lo que dijo”, afirmó. “Me alegra que esté bien, me alegra sentirme bien, pero la verdad lo que me deja más tranquilo es que esto no se haya expandido al resto del equipo”, concluyó un visiblemente molesto Mitchell.

Ahora, ante reportes de una relación “irreparable”, le tocó el turno de hablar al francés. En un reciente Instagram Live, reconoció que la situación posterior al diagnóstico no fue la mejor: “es verdad que no hablamos por un tiempo después de lo que pasó, pero charlamos hace poco”, reveló. “Todos tenemos relaciones que no son perfectas, y lo mío con mis compañeros no es perfecto, pero todos queremos lo mismo. Somos tipos grandes y estamos listos para hacer lo necesario para ganar”, concluyó Gobert.

Comentarios