Internacional

Final para uno de los contratos más absurdos de la NBA: cobraba 15 mil dólares por día por no jugar

Como parte de un acuerdo de desvinculación, Deron Williams seguía percibiendo parte de un contrato millonario que firmó en 2015 hasta ayer aunque se retiró en 2017

Nunca lo anunció oficialmente, pero en la NBA era un secreto a voces: Deron Williams (36) había jugado su último partido en la liga el 12 de junio de 2017, el día que Kevin Durant finalmente pudo alzar el trofeo de campeón con los Golden State Warriors. Como parte del equipo perdedor, los Cleveland Cavaliers de LeBron James a los que se había sumado en febrero, Williams había terminado sin puntos, con apenas dos rebotes y dos asistencias, además de dos tiros errados, en doce minutos de acción.

Era el final silencioso y anunciado de una carrera que había decaído con estrépito por varios años. Al Deron Williams que había irrumpido en la liga como un eléctrico base anotador y con buena visión de juego en los Utah Jazz, que se había lucido con el equipo olímpico de Estados Unidos en Beijing 2008 y Londres 2012, lo había reemplazado otro que pasaba más tiempo sentado en el banco de traje que vestido de jugador en la cancha. Sus tobillos siempre lesionados habían traicionado a su talento.

En el medio de la discusión, siempre presente cada vez que Williams volvía a resentirse de sus dolencias, estaba aquel contrato: el que suscribió como miembro de los Brooklyn Nets en 2012, después de haber llevado al equipo a los playoffs en la temporada anterior. Pese a que en 2011, su primer año en el equipo (por entonces New Jersey Nets) ya había tenido una cirugía en la muñeca derecha, los Nets confiaron en él y le dieron la friolera de 98,7 millones de dólares por cinco años.

Fue parte de un equipo más frustrante que exitoso durante las tres temporadas siguientes: los millones invertidos no ayudaban a unos Nets que no pasaban la primera ronda de playoffs. En 2015, tras sufrir lesiones consecutivas en su pantorrilla y costillas (una insólita fractura) perdió su puesto como titular, lo que fue visto como el primer paso del adiós. El 11 de julio de 2015 acordó finalmente su salida de Brooklyn, lo que incluyó una compensación económica por los últimos dos años de su contrato.

Jugó dos años más en Dallas Mavericks y apenas unos meses de playoffs en Cleveland. Era una sombra de aquel joven de Utah Jazz. Durante ese tiempo, siguió cobrando puntualmente los cheques de Brooklyn, que como parte de su acuerdo de salida habían accedido a pagarle cinco millones y medio de dólares por año hasta 2020, o sea 15 mil dólares diarios. El pasado martes 30, Williams firmó el último recibo de cobro por parte de los Nets, en un acuerdo insólito que se recordará durante mucho tiempo.

Lo más Visto