Internacional

Escándalo en Estados Unidos: Acusados de robo a mano armada dos jugadores de la NFL

Según la policía del estado de Florida, DeAndre Baker y Quinton Dunbar habrían cometido el ilícito en una fiesta en una casa a la que asistían, de donde huyeron llevándose las pertenencias de otros invitados
 

La principal liga de fútbol americano del mundo, la NFL de los Estados Unidos, se vio sacudida en las últimas horas por una fuerte noticia que involucra a dos de sus jóvenes jugadores: según la policía de la ciudad de Miramar, en el sur del estado de Florida, DeAndre Baker (cornerback de los Giants de New York) y Quinton Dunbar (también cornerback pero de los Seahawks de Seattle) habrían sido los autores de un violento robo a mano armada ocurrido en esa localidad en la madrugada del jueves pasado.

De acuerdo con la orden de arresto emitida por el departamento de policía de Miramar contra los dos hombres, Baker (22) y Dunbar (27) participaban de una fiesta privada en una casa. En un momento, mientras los invitados jugaban a las cartas y a los videojuegos, se desató una discusión tras la que según las declaraciones de múltiples testigos Baker blandió un arma semiautomática y le apuntó a uno de los invitados mientras instruía a Dunbar y a un tercer sospechoso a llevarse sus objetos de valor.

Aparentemente, además, Baker (elegido por los Giants en la primera ronda del draft de 2019) le habría ordenado a esta tercera persona, que no pudo ser identificada porque al momento del ilícito llevaba una máscara de color rojo que cubría su rostro, que le disparara a una de las víctimas dado que se rehusaba a entregar sus posesiones. En tanto, las declaraciones de los testigos incluyen contradicciones en cuanto a Dunbar, ya que no pudo establecerse si el jugador estaba armado al momento del robo.

Esto podría cambiar la situación profesional de Dunbar, que había sido canjeado por los Washington Redskins a los Seahawks en marzo y presentado en una conferencia de prensa virtual horas antes de que se emitiera su orden de arresto. "A fin de cuentas, uno quiere estar en un lugar en el que se siente deseado", afirmó Dunbar entonces. Tras conocerse la noticia, portavoces del equipo de Seattle afirmaron estar al tanto de la novedad: "derivaremos toda información a las autoridades", completaron.

En tanto, Baker parece confirmar las sospechas que lo hicieron un prospecto difícil en 2019, donde pese a las advertencias que hablaban de su actitud los Giants lo eligieron en la posición número 30. Después de un mal comienzo de la temporada, fue enviado al banco de suplentes, y según informaron fuentes del equipo, el cuerpo técnico tuvo dificultades con el jugador. Ahora, la policía de Miramar lo acusa de cuatro cargos de robo a mano armada y uno de agresión agravada por uso de arma de fuego.

Comentarios