Internacional

Enojado por las críticas, Novak Djokovic tomaría una drástica decisión: se bajaría del US Open

El tenista serbio apuntó contra los que lo responsabilizaron por los contagios en el Adria Tour y reveló que aún no decidió si participará del Abierto de EE.UU.

A dos semanas de que se lo diagnosticara como positivo de coronavirus después de que el torneo amistoso de tenis que organizaba, el Adria Tour, terminara en un fiasco que reveló sus pocas medidas de seguridad e higiene, Novak Djokovic (33) volvió a dar declaraciones. El tenista serbio, una de las caras visibles del campeonato itinerante que debía atravesar varios países balcánicos pero que fue suspendido tras una ola de contagios, defendió sus acciones en una entrevista con un medio de su país.

Cabe recordar que además de Djokovic, durante una ronda de testeos con posterioridad al segundo encuentro de la ronda de partidos previstos para el Adria Tour en Croacia habían sido diagnosticados con el virus casi una decena de personas. Entre ellos se contaba a Jelena, esposa del serbio, y sus colegas Viktor Troicki, también serbio, Grigor Dimitrov de Bulgaria y el croata Borna Coric. El escándalo se desató tras que los tenistas fueran vistos rompiendo la distancia social y sin medidas higiénicas.

Esto resultó no sólo en la suspensión de la final de aquel encuentro (disputado el fin de semana del 19 de junio) sino a la cancelación de las rondas posteriores del torneo, que debían jugarse en las ciudades bosnias de Banja Luka y Sarajevo. Sobre esta circunstancia, Djokovic dijo que "mi intención fue sana, me comprometí a organizar un evento humanitario para ayudar a las federaciones de tenis de los países de la región balcánica". "Cumplimos con todas las leyes y regulaciones locales", afirmó.

"Sin embargo", completó el serbio, "aprendimos lecciones valiosas y sabemos que algunas cosas podrían haberse hecho de otra forma". Djokovic, que tras confirmar su propio positivo de coronavirus fue aislado preventivamente y escribió un comunicado oficial disculpándose por los problemas que ocasionó con la realización del Adria Tour, defendió sus acciones y atacó a sus críticos, afirmando que "vi algo que es peor que la crítica, algo obviamente malicioso, como una agenda o una caza de brujas".

Djokovic también se metió en la actualidad del circuito, y en particular en la delicada situación del US Open, Grand Slam que debería disputarse entre el 31 de agosto y el 13 de septiembre en Queens, New York, en medio de un rebrote en los contagios de COVID-19. Esta situación, afirmó el serbio, pone en duda su participación: "Todavía no decidí si voy a jugar el US Open, el surgimiento de nuevos casos en los Estados Unidos no ayuda". "No jugaré en Washington ni en Cincinnati", confirmó además.

Comentarios