Internacional

¿En qué anda Luka Romero?

El Nuevo Messi hace mucho que no tiene minutos en el Mallorca, en la Segunda División de España. Todavía no acordó su contrato. Atención: aunque eligió jugar para Argentina, en México no se rinden y tienen una estrategia para convencerlo...

Por Enrique Gastañaga

Luka Romero, jugador de Mallorca(Prensa Mallorca)

Luka Romero, jugador de Mallorca | Prensa Mallorca

El Mallorca quiere volver a la Primera División de España. Podría coronar el objetivo este fin de semana si se combinan algunos resultados. Quedan cuatro fechas y disfruta una buena ventaja. Parece sólo una cuestión de tiempo. Seguro que cuando ocurra su ascenso habrá una pregunta que se harán aquellos futboleros que no siguieron su campaña en detalle: ¿por qué ha jugado tan poco Luka Romero, ese minicrack que asombró al mundo el 24 de junio del año pasado al debutar con apenas 15 años en LaLiga, nada menos que frente al Real Madrid?

Las estadísticas indican que el chico, apodado con exageración Nuevo Messi, disputó apenas 98 minutos distribuidos en 6 partidos y convirtió un gol, frente al Logroñés. Este año aún no jugó. Su última aparición fue el 7 de diciembre, con 19 minutos en cancha en la victoria por 3-1 contra el Castellón.

Hay dos razones para explicar por qué Luka Romero provocó una explosión en 2020 y ahora casi no entra en acción. Existe un argumento futbolístico: el equipo necesitaba experiencia para recorrer el camino tan ansiado del ascenso. Sin embargo, el motivo más fuerte es contractual.
El Mallorca eligió no utilizar a Luka Romero porque las negociaciones por la firma de su primer vínculo, con 16 años ya cumplidos, se dilataron entre múltiples reuniones y complejidades. En algún momento, el entrenador Luis García Plaza reconoció públicamente: “Debe tener paciencia y esperar su momento. Se metió demasiado rápido en el mercado. Tuvo una gran evolución. Todo el mundo lo sigue y no lo tenemos atado”... 
De todos modos, aunque el pibe el 30 de junio podría irse libre a cualquier otro club, aunque gigantes como el Barcelona y la Juventus lo merodean, su papá Diego Romero respetó la palabra y le dio prioridad al diálogo con el Mallorca. Las buenas intenciones de la familia resultan evidentes. 

Esta última semana las posiciones se acercaron y el acuerdo estaría al caer. La propuesta de 400.000 euros anuales, con un plan para consolidarlo en Primera en dos años, suena convincente en el entorno de Luka Romero. ¿Llegará el sí? 

Mientras se aguarda la respuesta, hay otro tema en la agenda del crack precoz. Es una cuestión de selección. Tiene triple nacionalidad: mexicana, argentina y española. El ya eligió jugar con la celeste y blanca. Lo hizo en un Sudamericano Sub 15. Hoy forma parte del Sub 17 que dirigen Pablo Aimar y Diego Placente. 

Sin embargo, México, el país donde Luka nació, insiste y trata de convencer a Romero para que cambie de opinión. Un anzuelo es que su hermano mellizo Tobías, arquero, ya estuvo en una citación tricolor en el mes de abril. Además, el detector de talentos mexicano se llama Juan Pablo Vivanco y fue compañero de Diego Romero, el papá de Luka. A esa cercanía intentarán aprovecharla.
El reglamento de la FIFA indica que los futbolistas pueden cambiar de selección en categorías juveniles. Sólo quedarán atados a una camiseta nacional cuando jueguen un partido en la Mayor.

Ahí anda Luka Romero, entre las discusiones contractuales y las tentaciones de selección, creciendo despacio. Una pena que juegue tan poco. Sin embargo, podía suceder. Tiene apenas 16 años. No es para preocuparse. Tiempo y talento le sobran.

Comentarios