Internacional

El incierto futuro de la F1 tras la pandemia

El fundador de la categoría, Bernie Ecclestone, afirmó que los efectos del coronavirus en la temporada actual podrían hacer que la disciplina deje de existir en 2021. Las millonarias pérdidas por las suspensiones de carreras, principales responsables

La Fórmula 1, principal categoría del deporte motor a nivel global, es una de las disciplinas más golpeadas por las reprogramaciones y cancelaciones causadas por la expansión de la epidemia del coronavirus en el mundo. A la cancelación de los Grandes Premios de Australia (que iba a realizarse el pasado 24 de marzo) y Mónaco (cuya fecha original era el 24 de mayo y que se suspendió definitivamente por primera vez en la historia) le siguieron las postergaciones sin fecha de otras seis carreras de las 22 del calendario original.

Además de las lógicas consecuencias en la disputa del campeonato, que por el momento sólo contaría con las catorce competencias cuyas fechas aún se sostienen y comenzaría en Canadá el 14 de junio próximo, los cambios en la temporada acarrean pérdidas millonarias para una de las disciplinas más costosas del mundo. La primera voz en alzarse al respecto fue una de las más autorizadas: Bernie Ecclestone, fundador de la categoría, se refirió al precario balance económico de la competencia en recientes declaraciones.

El actual presidente emérito del F1 Group (cargo que dejó en 2014 tras ser hallado culpable de evasión impositiva y soborno) se refirió a la posibilidad de que la temporada se reinicie y lo que ello significaría para la categoría: “supongamos que en seis meses todo está bien y podemos volver a correr, no es tan fácil”. “Hay que convencer a los sponsors de apostar por una competencia en la que no saben si habrá público, y si hay público, hay que planear con tiempo para que puedan asistir a los eventos”.

“Además, no se puede correr en medio de bajas temperaturas”, continuó Ecclestone. “Todo esto suponiendo que todos los equipos puedan subsistir lo suficiente como para competir, ya que incluso los más pequeños como Williams tienen que pagarle a sus empleados y eso no es fácil si no obtienen las ganancias asociadas a las carreras”, como derechos de transmisión y publicidad. La preocupación de Ecclestone es compartida por varias escuderías, cuyos presupuestos deberán ajustarse en medio de la crisis.

Pese a que el actual mandamás de la categoría Chase Carey sostuvo en un comunicado oficial emitido el pasado 23 de marzo que la temporada se reiniciará con un mínimo de 15 carreras (que podría extenderse hasta 18) las millonarias pérdidas ocasionadas por las postergaciones y el recorte anunciado en los presupuestos permitidos por la F1 podrían significar despidos masivos por parte de la mayoría de los equipos involucrados al finalizar la temporada, lo cual pondría a la competencia en serios problemas en 2021.

Comentarios