Internacional

El gol 500 de Messi llegó en el Bernabéu

Lio fue héroe en el clásico contra el Real Madrid que se jugó hace tres años: clavó un doblete y le dio el triunfo al Barcelona en tiempo suplementario. Como premio extra, ese segundo grito fue el medio millar con el equipo catalán

Por Federico Del Río

El festejo de Lionel Messi al convertir su gol 500 en el Barcelona. Fue ante el Real Madrid en el clásico que ganó el conjunto culé 3 a 2 sobre la hora(EFE)

El festejo de Lionel Messi al convertir su gol 500 en el Barcelona. Fue ante el Real Madrid en el clásico que ganó el conjunto culé 3 a 2 sobre la hora | EFE

La imagen se les vendrá rápidamente a la mente: un Lionel Messi desafiante como nunca antes, de frente a los hinchas del Real Madrid mostrándoles su camiseta número 10 del Barcelona. Fue una foto que recorrió el mundo, que se ganó las tapas de todos los diarios. Así fue el festejo del argentino después de convertir el 3-2 en el superclásico español cuando ya iban dos minutos de tiempo suplementario. Para muchos, la mejor manera de ganar un partido así. En el final, agónicamente, casi encima del pitazo final.

Aquel encuentro en el Santiago Bernabéu tuvo muchas historias particulares dentro de esos 90 y pico de minutos de fútbol. Pero además de recordarse por la manera en que Messi festejó su segundo gol, el de la victoria, también es importante porque en la cancha del máximo rival Lio llegó a 500 festejos con la camiseta blaugrana, en 577 partidos jugados. Una marca impresionante, un récord que siguió actualizando fecha tras fecha y que ya va -tres años después- por 627 en 718 presentaciones.

Messi, obviamente, es el máximo goleador de la historia del Barcelona. Las cifras son inigualables, con un promedio de gol de 0,87 por partido. Y aquel 23 de abril de 2017 llegó al medio millar de goles en un clásico muy especial porque sirvió para que Barcelona alcanzara al Real Madrid en la punta de la tabla de posiciones de la Liga cuando faltaban apenas cinco fechas para el final. Sin embargo, el equipo que dirigía Luis Enrique no pudo ser campeón a pesar de que ganó todos sus compromisos porque los merengues tuvieron una racha similar incluyendo un partido que tenían pendientes y así festejaron el título por tres puntos de ventaja.

Pero volviendo a aquel clásico, Messi fue muy golpeado por los jugadores del Real. Marcelo le dio un codazo que le provocó un corte en la boca en el inicio del encuentro. Sergio Ramos fue expulsado por entrarle con los pies para adelante al 10 y a Casemiro le perdonaron la segunda amarilla a pesar de que le hizo varias faltas que merecían ese castigo. Lio respondió con fútbol, de primera clase, claro, puso el 1-1 parcial y el 3-2 final para festejárselo en la cara a todos los madrilistas mostrándoles la 10.

Comentarios