Internacional

El elogio desmesurado al Pity Martínez en la MLS: "Cuando llegó, los ojos lo miraban a él"

Uno de los jugadores que comparte plantel con Gonzalo Martínez en el Atlanta United de la MLS reveló lo que pasaba cuando el ex jugador de River llegó al club

Pity Martínez en el Atlanta United de la MLS(EFE)

Pity Martínez en el Atlanta United de la MLS | EFE

Gonzalo Martínez, ex futbolista de River, quedará en la historia del equipo Millonario por dos circunstancias. La primera, consiguió el título más importante cuando formó parte de la Copa Libertadores 2018 en la que el conjunto dirigido por Marcelo Gallardo derrotó a Boca en una final inolvidable disputada en Madrid. Y la segunda, es que fue el autor del tercer gol que sentenció el resultado de aquella conquista.

El Pity se fue a la MLS una vez arrancado el 2019, para jugar en el Atlanta United de los Estados Unidos. Si bien bajó su nivel y se esperaba mucho más de él, los elogios siguen apareciendo. "Cuando llegó, los ojos lo miraban solamente a él", dijo Franco Escobar, lateral izquierdo surgido de las inferiores de Newell´s que ahora es compañero del ex jugador de River.

Además, en diálogo con Diario Olé, agregó: "No es fácil adaptarse, pero nosotros hicimos hincapié en eso y lo consiguió. El año pasado terminó muy bien, haciendo goles y siendo importante para el equipo". 

Por otra parte, el defensor que tuvo un paso por la Lepra, se refirió a la lesión de Josef Martínez, el goleador del equipo norteamericano. "Nos golpeó bastante porque te aseguraba mínimo 20 goles en el campeonato. Más lo que generaba en los rivales, porque quedaban muy pendientes de su posición y se nos abrían los espacios a nosotros. Esto es fútbol y estas cosas, aunque uno no las quiera, pasan. Ojalá se pueda recuperar lo más rápido posible. Da bronca porque, si ves la jugada, parece que no fue nada y termina siendo una lesión grave", dijo sobre la rotura de ligamentos del venezolano.

Con respecto a su actualidad, expresó: "Elegí venir a Atlanta porque quería un lugar así, donde pueda encontrar la felicidad y la tranquilidad de jugar para sentirme importante en un equipo. Año tras año lo fui consiguiendo. Cuando llegué, tuve algunas lesiones graves producto de choques que me pararon casi por cuatro meses. Pero el Tata me dio la confianza y todo salió excelente, hasta terminé metiendo dos goles en dos finales".

Comentarios