Internacional

El día que Bianchi y Boca no fueron a buscar las medallas

Hace 16 años, el Virrey perdió por primera vez una final de Libertadores y se fue al vestuario sin esperar la premiación. "No sabía que había medallas para el segundo", se justificó tras la caída frente a Once Caldas

Por Federico Del Río

Once Caldas vs Boca(Fotobaires)

Once Caldas vs Boca | Fotobaires

"No sabía que había medallas para el segundo, es la primera vez que perdemos". La frase de Carlos Bianchi quedó en la memoria de todos. Después de haber sido campeón con Vélez en 1994 y con Boca en 2000, 2001 y 2003, ese 1 de julio de 2004 había caído por primera vez en una final de Libertadores. Su Boca había empatado frente a Once Caldas y en la definición por penales, donde nunca había fallado, los jugadores no pudieron convertir ningún remate y el festejo fue los colombianos.

Bianchi y todo el plantel enfilaron rápidamente para el vestuario apenas Francisco Henao, el héroe de esa noche, le atajara el cuarto penal a Franco Cángele y Once Caldas ganara la definición por 2-0. Fue el primer revés para un equipo que hizo historia y que prácticamente se había adueñado de la Copa por esos años. Sin embargo, esa vez la moneda cayó para el otro lado. Acostumbrado a las hazañas de Oscar Córdoba y de Roberto Abbondanzieri en los penales, en Manizales salió todo mal para Boca.

La primera final había sido un 0-0 en la Bombonera, después de que los de Bianchi llegasen con el envión de haber eliminado a River, por penales, en el Monumental y sin público visitante. La revancha se disputó en el estadio Palogrande ante más de 45 mil espectadores y terminó 1-1 con goles de Jhon Viáfara y Nicolás Burdisso. Así, entonces, llegó la hora de los penales, que arrancaron pateando los colombianos. El Pato hizo su parte atajando el primero y el tercero, pero sus compañeros no lo acompañaron: Schiavi la tiró por arriba, a Cascini se lo tapó Henao, el de Burdisso dio en el travesaño y el arquero se quedó también con el de Cángele.

Así fue el Boca de Bianchi perdió su primera final de Copa Libertadores. Justo por penales, donde tampoco nunca había caído: por esa vía había ganado la Libertadores 2000 (a Palmeiras), la 2001 (a Cruz Azul), la Intercontinental 2003 (al Milan) y también había eliminado a Palmeiras en 2001 y había llegado a esa final del 2004 después de despachar a San Caetano y a River desde los doce pasos. 

Aquella noche en Colombia el gran ausente fue Guillermo Barros Schelotto quien no pudo estar entre los 11 por una lesión que sufrió mientras estaban realizando el calentamiento previo al partido. Boca formó con Abbondanzieri; Luis Perea, Schiavi, Burdisso, Clemente Rodríguez; Javier Villarreal, Cascini, Fabián Vargas, Diego Cagna; Cángele y Carlos Tevez. En ese momento se tomó como la despedida del mellizo porque estaba muy cerca de pasar al América de México, pero finalmente no se concretó ese pase.

Comentarios