Internacional

Despidieron al piloto de NASCAR que había lanzado un insulto racista en un juego online

Finalmente, su equipo decidió prescindir de los servicios de Kyle Larson. Lo habían suspendido tras proferir un epíteto racial en una carrera en línea

El pasado domingo, la vida de Kyle Larson cambió para siempre por una grave actitud que podría costarle su carrera como conductor de NASCAR. Larson, de 27 años, participaba de un evento virtual no oficial conocido como Monza Madness que era televisado en vivo en los Estados Unidos cuando ante un inconveniente técnico le profirió un insulto racial a su acompañante, el que fue escuchado por los demás participantes y por los televidentes. Ahora, se conoció que Larsen fue echado por Chip Ganassi, su equipo.

Las autoridades de Ganassi habían actuado rápido ante la imprudencia de Larson, suspendiéndolo sin paga “hasta que resolvamos esta situación”. Esta medida había sido precedida por la sanción disciplinaria de la propia categoría en la que corre Larson, que también había decidido removerlo de la actividad por tiempo indeterminado. La escalada de repercusiones públicas que tuvo la repudiable actitud del piloto llevó a la irremediable conclusión de su despido, anunciado por Chip Ganassi en un comunicado.

Tras mucha consideración, hemos decidido terminar nuestra relación con Kyle Larson”, sentenciaba la comunicación. “Como ya hemos dicho, los comentarios de Larson fueron ofensivos e inaceptables y contradicen los valores de nuestra organización. Tras continuar la evaluación del caso con las partes implicadas, fue obvio que esta era la única manera apropiada de atender este problema”. Ante esta situación, muchos anunciantes habían abandonado al piloto y este fue el detonante de su despido, afirmaron.

McDonalds, Chevrolet, el banco Credit One y la financiera Fiserv, entre otros sponsors, decidieron dejar de financiar al número 42 de Ganassi en el que corre Larson, que se ubicaba séptimo en la actual temporada (demorada por la pandemia del coronavirus) y era uno de los pilotos más prometedores de la categoría. Sólo la empresa de marketing Plan B, que afirmó que el corredor se comunicó con ellos para expresar su arrepentimiento, se había mantenido a su lado tras que su actitud tomara estado público.

Ahora, la carrera de Kyle Larson quedó en un limbo. Si bien Chip Ganassi, presidente del equipo que lleva su nombre, afirmó haberle dicho “que puede salir de esta”, es difícil predecir qué futuro tendrá este corredor en la categoría. Antes de su exabrupto, Larson había sido buscado por el principal rival de Ganassi, el equipo Stewart-Haas, al que se especulaba que podría unirse en 2021, cuando terminara su contrato. Pero una repudiable actitud dejó sus posibilidades de volver a correr en suspenso.

  • NASCAR
Comentarios