Internacional

Dele Alli, suspendido por un partido por un video

El mediocampista del Tottenham no podrá jugar en el reinicio de la Premier League tras conocerse la sanción oficial por una publicación que realizó en su Snapchat

En febrero pasado, Dele Alli (24) estaba esperando un vuelo a Dubai en el salón VIP de un aeropuerto cuando quiso interactuar con sus seguidores de Snapchat, donde es un usuario muy activo. Según comentó, vio a un pasajero de origen asiático que estaba sentado cerca suyo toser, y le pareció gracioso capturar la escena en momentos en que el mundo comenzaba a preocuparse por la expansión del coronavirus de su lugar de brote en Wuhan. Sin embargo, alegó, rápidamente borró el video tras publicarlo.

La razón es clara: el inherente racismo de la imagen podía perjudicar a Alli, ya que la Asociación de Fútbol inglesa monitorea las redes sociales de sus jugadores para detectar cualquier incumplimiento a su código de conducta. Por supuesto, Alli tenía razón. Según indicó, una "traición" de un amigo cercano que pudo capturar el Snapchat antes de que fuera eliminado y se lo vendió a la prensa, que lo viralizó, hizo que el jugador deba afrontar una sanción que incluye ser suspendido por un partido.

Alli ya había sido noticia durante el aislamiento: en mayo pasado sufrió un violento asalto en su casa del norte de Londres mientras jugaba a las cartas con su hermano y compañero de cuarto. "Gracias a todos por sus mensajes. Horrible experiencia, pero ya estamos todos bien. Gracias por el apoyo", había publicado en ese entonces en Twitter comentando la situación, que incluyó heridas en su rostro cuando se resistió a que los asaltantes se llevaran las posesiones de valor que había en el departamento.

Por supuesto, la situación ahora es un poco más preocupante: la Asociación de Fútbol determinó que el mediocampista no podrá estar en la cancha el próximo 17 de junio cuando su equipo, el Tottenham, se enfrente al Manchester United en el reinicio de la Premier League. Al declararlo culpable de una "violación agravada" de la regla E3 de respeto a la diversidad, también lo multó en 50 mil libras esterlinas (unos 63 mil dólares) y lo instó a asistir a un curso en el que se le educará sobre racismo.

Alli, que vivió dos años en Nigeria con su padre, publicó un comunicado en su cuenta de Twitter en el que asegura que "fue una broma de pésimo gusto sobre un virus que nos ha afectado más de lo que podíamos imaginar". Además, afirmó sentirse "agradecido de que la Asociación confirmó que mis acciones no fueron racistas", ya que el fallo entiende que el futbolista usó un estereotipo racial sin serlo. "Debemos tener mucho cuidado con con nuestras palabras y acciones y cómo pueden percibirse", concluyó.

Comentarios