Internacional

Cuando Boca eliminó a River

Se cumplen 16 años de la definición en la semifinal de la Libertadores donde el equipo de Bianchi pasó por penales, en un Monumental sólo con hinchas de River. Fue la noche que Tevez festejó haciendo la gallinita

Por Federico Del Río

1/3
El festejo de los jugadores de Boca al ganar por penales ante River y clasificar a la final de la Copa Libertadores 2004(Fotobaires)

El festejo de los jugadores de Boca al ganar por penales ante River y clasificar a la final de la Copa Libertadores 2004 | Fotobaires

El Pato Abbondanzieri en la tanda de penales con la que Boca clasificó a la final de la Copa Libertadores 2004(Fotobaires)

El Pato Abbondanzieri en la tanda de penales con la que Boca clasificó a la final de la Copa Libertadores 2004 | Fotobaires

El Pato Abbondanzieri en la tanda de penales con la que Boca clasificó a la final de la Copa Libertadores 2004(Fotobaires)

El Pato Abbondanzieri en la tanda de penales con la que Boca clasificó a la final de la Copa Libertadores 2004 | Fotobaires

Eran otros tiempos, en los que Boca salía mejor parado de los superclásicos. Y sin dudas aquél del 17 de junio de 2004 fue el más festejado y recordado con el correr de los años. Porque se dio en un cruce mano a mano de Copa Libertadores, de visitante y sin hinchas que acompañaran al equipo. El Boca de Bianchi se encontró con el River de Astrada en la semifinal que arrancó en la Bombonera, adonde el local ganó 1-0 en esa noche que tuvo la famosa pelea entre Abbondanzieri y Gallardo, que terminó con el arquero ensangrentado.

Los días siguientes fueron de declaraciones cruzadas como para que la temperatura llegase bien arriba a la revancha que tenía que disputarse en Núñez. River salió a buscar ese gol que emparejara la serie y recién lo consiguió en el inicio del segundo tiempo gracias a un gran remate de Lucho González, minutos después de que Boca se quedara con un hombre menos por la expulsión de Fabián Vargas. Parecía el escenario ideal para que los de Astrada se lo llevaran por delante, pero a pesar de estar 11 contra 10 no lograron aprovechar esa diferencia.

Lo más emocionante y polémico del partido llegó en los últimos minutos. A los 39, fue expulsado Rubens Sambueza a instancias del juez de línea y River perdió también a Ricardo Rojas por una lesión, al no tener más cambios disponibles. Y a los 43, Tevez puso el 1-1 que le daba el pase a la final a Boca. Carlitos lo festejó con su recordada gallinita que obligó a Héctor Baldassi, el árbitro de aquella semifinal, a mostrarle la tarjeta roja. Boca ya se veía en una nueva final de Libertadores gracias a ese empate agónico y heroico, pero más agónico fue el gol de Cristian Nasuti cuando ya iban cuatro minutos adicionados. Eran tiempos en los que el gol de visitante todavía no valía doble, y el 2-1 a favor de River llevó a la definición por penales.

Arrancó el chileno Salas y puso el 1-0.  Schiavi igualó, Rolfi Montenegro adelantó otra vez a River y un juvenil Pablo Alvarez marcó el 2-2. Cavenaghi hizo el 3-2 y otro pibe, esta vez Pablo Ledesma, dejó otra vez los números iguales. La efectividad siguió con los remates de Lucho González y Nicolás Burdisso ante Abbondanzieri y Lux que no podían atajar ningún penal. Hasta que el Pato apareció para tapar el tiro de Maxi López y Javier Villarreal enmudeció al Monumental para el 5-4 que le dio la clasificación a Boca.

Abbondanzieri; Perea, Schiavi, Burdisso, Clemente Rodríguez; Ledesma, Villarreal, Vargas, Cagna; Guillermo Barros Schelotto y Tevez habían sido los 11 de arranque que puso Bianchi, que sobre el final puso a Cángele por Cagna y, después del 1-1, a Alvarez por Guillermo. Ese Boca llegó a su cuarta final de Copa con el Virrey, pero ese 2004 no tuvo el final esperado: Once Caldas, en una definición por penales que terminó apenas 2-0, lo dejó sin poder dar la vuelta olímpica.

Comentarios