Internacional

Argentinos campeones del mundo con otras selecciones

Salir campeón del mundo con su selección es el sueño que casi todo niño tiene a lo largo y ancho del planeta. Pero ese sueño también puede variar un poco: Alzar la Copa del Mundo, pero con otros colores, como le sucedió a un puñado de argentinos

La Copa del Mundo(EFE)

La Copa del Mundo | EFE

En Argentina sólo existieron 43 futbolistas que tuvieron el honor de ser campeones del mundo defendiendo la celeste y blanca. 22 en 1978, a los que se sumaron 21 más en 1986, ya que Daniel Passarella integró ambos planteles.  Los que somos fanáticos de este deporte, seguramente envidiaremos por siempre la suerte de esas almas, que transformaron en real el sueño de millones.

Sin embargo a esta cuenta pueden sumarse otros 4 (o tal vez 5) casos más. Es el de argentinos que conquistaron un Mundial defendiendo los colores de otra selección. En esta nota te invitamos a conocer la historia de esos sueños que se convirtieron en realidad y del porqué utilizamos la aclaración de “4 o 5 casos”.

Italia, un campeón con sangre argentina

El mundial de 1930 tuvo un sabor agridulce para Argentina, ya que disfrutó el privilegio de jugar la final del Primer Mundial de Fútbol organizado por la FIFA, pero se quedó con las manos vacías tras perder 4 a 2 frente a Uruguay. Cuatro años más tarde, a uno de los jugadores que había obtenido el segundo puesto con la Selección Argentina le llegó la revancha. En lo que es tal vez una de las curiosidades más grandes de la historia de los mundiales, el delantero Luis Monti pudo alzar la Copa del Mundo representando a Italia. Claro, en aquella época estaba permitido eso de andar cambiando de selección. 

Junto al delantero que se había destacado principalmente en San Lorenzo y posteriormente en la Juventus de Italia, otros dos argentinos integraron ese equipo. Ellos fueron Raimundo Orsi, un ex Independiente, y Enrique Guaita, que luego de haber debutado en Estudiante de La Plata, en 1934 se encontraba jugando en la Roma italiana.  

72 años más tarde, en el Mundial de Alemania 2006, quien repetiría la historia de esos tres pioneros sería el tandilense Mauro Camoranesi. Surgido de Aldosivi de Mar del Plata y tras un paso por el fútbol mexicano y por Banfield, el volante se fue a jugar a Italia en el año 2000. Luego de un exitoso ciclo en el Hellas Verona, finalmente desembarcó en la Juventus, donde jugó 8 temporadas. Mientras tanto, en el 2003 el entonces entrenador de la selección azzurra, Marcelo Lippi, decidió convocarlo por primera vez y tres años más tarde fue parte del plantel que ganó el mundial de 2006, llegando a jugar en 5 partidos de esa competencia. 

Trezeguet, el campeón franco-argentino

Al principio de la nota hicimos la aclaración que habían sido “4 o 5” los argentinos campeones del mundo con otras selecciones. Lo cierto es que hay un caso curioso y es del delantero surgido en Platense, David Trezeguet, que si bien nació en Francia, siendo apenas un niño se vino a vivir a la Argentina donde adquirió la ciudadanía. Aquí dio sus primeros pasos en el fútbol profesional vistiendo la camiseta del club Calamar, pero rápidamente se fue a jugar al Mónaco. Con solo 20 años fue convocado a principios de 1998 para integrar la selección francesa que era dirigida por Aimé Jacquet y no lo dudó. Aceptó la invitación y unos meses más tarde alzó la Copa del Mundo en Francia 98, como lo había soñado de niño o, tal vez, algo parecido a como lo había soñado.    

Comentarios